martes, 17 de mayo de 2011

A 27 de marzo - Cancionero de Medinaceli

Romance a la muerte de don Manrique de Lara

A veynte y siete de março, la media noche sería,
en Barcelona la grande grande llanto se hazía.
Los gritos llegan al cielo, la gente se amortecía
por don Manrique de Lara, que deste mundo partía.
Muerto lo traen a su tierra, donde bivo sucedía;
su bulto lleva cubierto de muy rica pedrería,
[cercado descudos darmas, de real genalogía,
de aquellos altos linages donde aquel señor venía,
de los Manriíquez y Castros el mejor era que avía,
de los infantes de Lara derechamente venía.
Con él salen arçobispos con toda la clerezía.
Cavalleros traen sus andas, duques son su compañía.]
Llóralo el rey y la reyna como aquel que les dolía,
llora toda la corte, cada qual quien más podía.
Quedaron todas las damas sin consuelo ni alegría;
cada uno de los galanes con sus lágrimas dezía:
El mejor de los mejores oy nos dexa en este día;
hizo honra a los menores, a los grandes demasía,
[parecía al duque su padre en todo cavallería;]
solo un consuelo le queda a el que más le quería,
que aunque la vida muriese, su memoria quedaría.
[Pareciome Barcelona a Troya quando se ardía.]


A veynte y siete de março de la medianoche serìa
En Barçelona la grande llanto se hazia.

Los gritos llegan al cielo, la gente se amortecìa
Por Don Manrique de Lara que deste mundo partìa.

Muerto lo traen a su tierra donde bivo sucedìa;
Su bulto lleva cubierto de muy rica pedrerìa.

Cercado d'escudos, d'armas, de real genalogia,
De aquellos altos linages donde aquel señor venìa.

Con èl salen arçobispos con todos la clerezia
Cavalleros traen sus andas, duques son su compañìa.

Lloralo el rey y la reyna como aquel que les dolìa
Llora toda la corte, cada qual quien mas podìa.

Quedaron todas las damas sin consuelo nì alegrìa
Cada uno de los galanes con sus làgrimas dezìa.

« El mejor de los mejores oy nos dexa en este dìa »
Hizo honra a los mejores, a los grandes demasìa.

Parecìa a duque su padre en todo cavallerìa
Sòlo un consuelo le queda a el que màs le querìa.

Que aunque la vida muriese su memoria quedarìa.
Pareciòme Barcelona a Troya quando se ardìa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada