sábado, 4 de julio de 2009

BALTHUS

Acabo de ver un reportaje sobre Balthus, y gustandome como me gusta su pintura, no puedo mas que detestar al hombre.
Un sadico con sus hijos (Stanislas explica como, cuando el y Thadee vinieron un verano del internado a visitar a su padre Balthus, y le enseñaron emocionados los dibujos que ellos habian hecho, Balthus cogio una tijera y les grito: como os vea cogiendo un lapiz o dibujando, ¡OS CORTO LOS DEDOS! La expresion de Stanislas es un poema mientras explica la anecdota: con cierta melancolia admite: lo cierto es que no recibimos mucho apoyo de el)(Thadee explica riendose en otro momento como Balthus lo hacia repetir cual loro delante de visitas: "soy un estupido y estoy al servicio de mi padre".),
rodeado de celebrities que me dan dentera (Bono de U2 en kimono cantandole el Happy Birthday en su multitudinaria fiesta de cumpleaños en La Rossiniere, Tony Curtis sentado a su lado acariciandole... hasta me parecio ver a Ana Obregon. Desde luego, no desentonaria en este elenco.),
recordando con falsa modestia sus hazañas de Don Juan cuando era un veinteañero,
su dramaqueenismo tanto para lo oscuro (intento de suicidio con carta teatral de despedida del cruel mundo) como para lo luminoso (esa sacralizacion de la pintura que al final parece casi de carton piedra, cuando dice que el es el ultimo pintor y que no ve a nadie mas digno de llamarse asi... por favor).
En fin, que al final hasta me daba rabia cuando le encendian un cigarrillo, pues el tio no paraba de fumar y sin embargo ha llegado a bien viejo. Son los genes Klossowski, seguro. Su hermano Pierre K. casi llego al siglo de existencia.
El documental es un continuo namesdropping, que si conoci a Artaud, que si dimos la fiesta tal en honor a Fellini, que si Malraux me pidio esto, que si Picasso me compro esto otro, que si Dali era un tio tan guay, que si a Rilke no se le podia odiar porque era aun mas guay.
Lo unico bueno del reportaje ha sido ver el maravilloso castillo de La Rossiniere por dentro (para la compra del cual Balthus se vio obligado a vender unos 100 de sus cuadros. Mas tarde la voz en off se lamenta de que su obra esta desperdigada. Bueno, que querian? Que ademas de vivir en esa humilde morada multimillonaria en los Alpes Suizos, lo hiciera gratis y sin dar nada a cambio? Do ut des? Trabajo? Anyone?).
Eso y la esposa, que es una gran mujer: condesa Setsuko, estoy a sus pies.
El momento en que explica la muerte del hijo de ambos (de unos 3 años, creo) en una de las habitaciones de su residencia romana a una hora en que la luz era especialmente fuerte, es conmovedora en su austeridad y pudor.

En fin, ahora que conozco al hombre, no se si la valoracion de su pintura va a ser la misma. Ya veremos. Supongo que si, tan tonto no soy.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/9/95/Guitarlesson.jpg

http://www.alexwaterhousehayward.com/blog/uploaded_images/Balthus-1-734801.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada