jueves, 25 de febrero de 2010

PARA FRAN: CELIBIDACHE 13. SOBRE ORQUESTAS.

FILARMÓNICA DE BERLÍN:

"Si yo hubiera continuado dirigiendo la Filarmónica de Berlín, entonces la orquesta habría tomado otra dirección.
Karajan hizo de ella una orquesta brillante y lisa, a la manera de las orquestas americanas.
Yo la habría educado en el sonido alemán, en la tradición de Wilhelm Furtwängler."

"Tienen las mejores cuerdas graves del mundo.
En eso se han convertido los conciertos de los berlineses: en conciertos para contrabajos con acompañamiento orquestal."

"¡La Filarmónica de Berlín es una maravillosa orquesta americana! ¡Qué virtuosismo!
Está bien que puedan hacer eso, pero... el amplio sonido de Furtwängler, lo auténticamente alemán... ¿dónde se encuentra eso?"

(Tras casi 40 años, Celibidache volvió a dirigir la Filarmónica de Berlín en 1992, aceptando la invitación de Richard von Weizsäckers.)

"Ni siquiera me invitaron al Centenario, a la celebración de su 100. aniversario.
Eso duele."

"En lo humano fue todo maravilloso. En lo musical, mediocre.
La Filarmónica se halla en una terrible decadencia.
Una orquesta puramente técnica, nada más.
No me apetece hablar más de ello."

"Dirigí la Filarmónica de Berlín sólo por deseo del Presidente de la República.
Vivo en su país. Como su pan. Debo ser agradecido."



FILARMÓNICA DE MUNICH:

"Me gustaría que se hablara de un estilo alemán en la orquesta, y que ese estilo permanezca cuando yo ya no esté."

"La hazaña más hermosa, la más importante que hemos realizado con la Filarmónica de Munich es que han vuelto a ser músicos alemanes."

"No existe en el mundo otra orquesta que pueda tocar tan "camerísticamente" como la Filarmónica de Munich."

"Me vi enfrentado a una reducción de plantilla en la orquesta, con el siguiente leitmotiv: "¿Qué manos ya no son indispensables?".
Pero me es imposible prescindir de gente por cuya educación yo he luchado."

"Cuando se tiene hambre, no es necesario comer dos veces.
Yo tengo una orquesta, la Filarmónica de Munich, que puede realizar todo lo que pienso.
¿Por qué debería entonces cambiar de orquesta?
Todo lo que quiero, me lo ofrecen ellos.
No tengo ganas de probar otra cosa."

"Puedo decir que existe una relación única entre los músicos y yo, y eso me pone muy contento.
Y no es teatro cuando después de un concierto recibo el aplauso en medio de los músicos, y no en el podium."

"Los últimos trece años nos han ofrecido éxitos espectaculares, pero no sólo yo soy el responsable.
Fue un esfuerzo común, y es un premio común.
Munich es la confirmación de mi sospecha de que Alemania aún tiene algo que decir en lo musical.
América está en bancarrota, Francia está muerta.
Me decidí por el cielo alemán y es maravillosa la manera en que el estado alemán ha pensado en mí."
(Junio de 1991)

"Ninguna otra orquesta alemana toca con tanta claridad y a la vez con tanta sensibilidad...
No saben lo que significa el virtuosismo por amor del virtuosismo.
Su sonido nace de la melodía, de la armonía y del discurrir de la forma."



ORQUESTA SINFÓNICA DE LA RADIO DE COPENHAGE & ESTOCOLMO:

"Amables, e incluso a veces muy amables, criminales que hacen sus trapicheos y malvenden música como otros malvenden cigarrillos y papel higiénico.
El milagro de la música no les roza jamás."



ORQUESTA SINFÓNICA DE LA RADIO DE STUTTGART:

"¿Cómo puede ser que en Stuttgart toquen tan bien?
Todo consiste en un rasgo humano, muy saludable por lo demás: el entusiasmo, el respeto, el trabajo.
Y no les estoy regalando nada."



FILARMÓNICA DE VIENA:

"Mediocridad.
Ni idea de los procesos vivos en la música, del tejido temático, de las estructuras.
Mucho puré y todo en mezzoforte.
Compota."

"Una vez se me ocurrió criticar a los primeros violines.
Y los de la orquesta me responden que deje a los primeros violines tocar bien alto.
Hacer música con el intestino gordo, cuando lo que se requiere es nariz.
"¿Existe la estupidez musical?" pregunto.

"También he dirigido a la Filarmónica de Viena.
Una orquesta mediocre, no la entiendo. Son un mezzoforte.
No comprenden qué es estructura, cuál es el orden natural de los instrumentos, cómo es el sonido.
Lo peor de todo es que no tienen ningún interés.
Imagínese, es una orquesta en la que los recortes en las sinfonías de Mozart están legalizados. ¡En Mozart!
Y una orquesta así toca con un reconocido director 20 sinfonías de Mozart.
Y el director no abre la boca ni una vez."



ORQUESTAS AMERICANAS:

"Como las salas de concierto siempre están llenas, las orquestas en América deben tocar más. Y ensayar lo menos posible.
Consecuencia: el ritual se ha reducido ahora a dos ensayos por programa, da igual lo que toquen.
En América no le dan a uno más de dos ensayos: una estandarización de la estupidez, de la falta de musicalidad y del acomodamiento."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada