lunes, 28 de febrero de 2011

Da Capo Julio 1988: ERIKA KÖTH

Canto:
"Cantar es respirar, respirar es vivir: lo que yo les enseño a mis alumnos es a cantar, a respirar y a vivir bien."

Carrera:
"En realidad yo quería ser bailarina, pero a la edad de ocho años tuve la polio y no pude cumplir ese sueño...
Los estudios me los pagué cantando en clubs de jazz. Y allí aprendí improvisación, armonía y un ritmo férreo: todo lo que en las clases teóricas no me había tomado muy en serio."

Christa Ludwig:
(Erika Köth ganó un concurso en la Radio de Frankfurt en 1947.)
"Estaba extremadamente nerviosa y cada 5 minutos me salía afuera y cantaba do-re-mi, do-re-mi para comprobar que la voz no me fallaba.
Christa Ludwig, que también participaba, permanecía allí sentada y tricotaba.
En un momento dado le dije: Me está usted desquiciando con su tricoteo.
Y la Ludwig me suelta: Pues ni le cuento cómo me está usted poniendo con sus paseíllos."

Directores de escena:
"Muchos vienen del teatro y no saben ni leer una partitura. Y dicen: ¿por qué hay aquí tanta música si nadie canta? ¡Esto lo podemos eliminar!
El adiós a las tablas me resultó fácil debido a estos dementes directores de escena."

Karl Böhm:
"Karl Böhm me quería como Zerbinetta en Munich. Como yo no podía bailar muy bien a causa de esa parálisis que tuve siendo niña, los del teatro le sugirieron a Böhm otra cantante. Pero él mandó un telegrama: ¡quiero a la Köth, no canta con los pies!

Música moderna:
"No he cantado mucha música contemporánea. No me dice nada, carece de alma. Digo sí al jazz moderno, pero digo no a la música culta. Mozart, Strauss, Puccini compusieron con el corazón."

Knappertsbusch:
"Fue en el Prinzregententheater en Munich, estábamos ensayando La flauta mágica, Knappertsbusch dirigía.
Comenzamos con el aria de la Reina de la Noche... der Hölle Rache... ¡pero yo cantaba el doble de rápido!
Knappertsbusch dejó la batuta, todo el mundo estaba aterrorizado.
Se acercó al escenario y yo bajé de la roca, en la que tenía que estar encaramada, y le dije: Lo siento, Herr Professor, pero va demasiado lento para mí. Mi voz es muy ligera y tan despacio me resulta bastante difícil.
Knappertsbusch, tras mirar mi generoso escote, me respondió: Eres una niña descarada... ¿cómo de rápido lo quieres?"

Público:
"El aplauso es el pan del artista, el sueldo es la salchicha en el pan.
El público puede ser muy cruel, a uno le dan poca cancha: una nota mal dada y pasan de la glorificación al apedreo."

Lema:
"Cuando cantamos lo más importante es: bello antes que fuerte.
No canta la garganta, canta todo el cuerpo. Esto significa: ensayar, ensayar, ensayar.
Y lo que me dijo mi abuelo: Procura terminar con dignidad todo lo que empiezas en la vida. Nada es tan malo que no sirva para algo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada